Ecología y Capitalismo

Por Eduardo Núñez Campero*

Me propongo acercar algunas reflexiones en torno a lo que constituye, a mi criterio, uno de los principales dilemas del pensamiento progresista: concebir al sujeto colectivo capaz de impulsar la salida del capitalismo.
Entiendo como Alemán, que el canon marxista que concebía al proletariado como necesario sujeto conductor de la lucha contra el capitalismo no tiene en la modernidad que nos toca atravesar posibilidades de sostenerse. No es solo la defección de la URSS y su espacio político sino la emergencia de recursos del discurso capitalista capaces de anular el pasaje de lo que Marx llamó “la clase en sí” a la “clase para sí”. Condición necesaria para desempeñar tal papel en la historia. Creo, entonces, que resulta más apto el concepto acuñado por Ernesto Laclau de hegemonía. Es en ese sentido que establecer una cadena equivalencial entre las distintas vertientes de la lucha ecológica y el afán de establecer un límite a la acumulación capitalista es no solo sustentable sino también indispensable. ¿Cómo podría ponerse un límite a la tala de los bosques si no se pone en cuestión el derecho absoluto a lucrar con la propiedad privada?
La disminución de los efectos contaminantes de los combustibles es imposible sin tocar la tasa de ganancia de las empresas del rubro. El control de los agro-tóxicos es imposible sin alterar la productividad y la consecuente tasa de ganancia de las empresas agropecuarias. El cuidado de la pureza del agua no es posible sin intervenir sobre las multinacionales de la minería y así una larga lista de incidencia del capitalismo sobre la ecología.
Debemos advertir que, además, se establece una convergencia generacional por que las juventudes de los años 60 y 70 militaron en contra del capitalismo y fueron derrotadas. Las actuales jóvenes generaciones asumen una lucha cuya razón interesa a la humanidad completa y por lo tanto está en condiciones de establecer una hegemonía encarando un interés universal. Ecología es equivalente a anti capitalismo y en entender esto radica la posibilidad de salvar el planeta.

*Psicoanalista.