MALVINAS: EL VALOR DE LO EMBLEMÁTICO

Por José Vitar*

Hace ya 3 años, siendo yo funcionario de la Cancillería, emprendimos una gira por los países de Gran Bretaña, con el objetivo de esclarecer respecto a nuestra demanda de soberanía sobre Malvinas. Utilizo el plural porque la delegación estaba también integrada por miembros del Congreso, los presidentes de las comisiones de Relaciones Exteriores de ambas cámaras, Daniel Filmus (Senado) y Guillermo Carmona (Diputados).
Nos tocó entonces visitar Irlanda, pequeño y simpático país, cuya lucha por romper la sujeción al imperio británico le costó la mutilación de su territorio Norte, que quedó subordinado al mismo. Nos sorprendió gratamente la empatía irlandesa con nuestro país. No sólo porque el ex capitán de los Pumas Felipe Contepomi había logrado una notable popularidad jugando para el Leinster, el más importante de los clubes irlandeses de rugby, por lejos el deporte más popular de ese país. En consecuencia, Contepomi competía allí con Maradona o Messi.
Pero el dato más llamativo residía en el rescate de la figura del Almirante George Brown, cuyo nombre designaba calles, plazas y una estatua importante. Y se lo ponderaba justamente por haber contribuido a las luchas argentinas del siglo XIX por romper el yugo colonial. Allí no terminaban los espacios comunes. Otro monumento y una biblioteca habían sido bautizados Rodolfo Walsh, cuya ascendencia irlandesa se señalaba en paralelo a su resistencia contra la dictadura. Muchos otros argentinos notables tienen también ese origen: desde María Elena Walsh hasta Pacho O`Donnell, por nombrar algunos.

Teníamos previstas reuniones en Irlanda con el Canciller de ese país y los presidentes de ambas Cámaras (Senadores y Diputados) acompañados de los titulares de sus respectivas comisiones de asuntos exteriores. Nuestra eficiente embajadora en ese país, Alicia Castro, además de esas importantes reuniones, estaba empeñada en que nos recibiera el Presidente irlandés, Michael Higgins, quien además de político era periodista, poeta y escritor. En suma un personaje sumamente seductor. Para Higgins era una situación difícil. Inglaterra estaba haciendo gestos de acercamiento a su país y como muestra de ello la Reina de Inglaterra había hecho poco antes una visita histórica a Irlanda, la primera vez que un monarca lo hacía desde la declaración de la Independencia. Finalmente, el Presidente Higgins nos notificó que nos recibiría para un breve saludo protocolar, porque no estábamos en agenda y además (no se mencionaba pero era obvio) a los ingleses no les iba a hacer una pizca de gracia.
Fuimos puntualmente a la White House (simpática réplica de la Casa Blanca norteamericana) con la idea de estrechar la mano de Higgins, explicar brevemente por qué considerábamos importante difundir en Europa las justas y sobradas razones de nuestro reclamo de soberanía sobre ese pedazo de territorio y retirarnos. Grande sería nuestra sorpresa cuando el Presidente nos invitó a quedarnos y terminamos en una larga, relajada e informal charla. Cada vez que mencionábamos alguna de las maniobras del imperio inglés para despojarnos de las islas, la acotación era inequívocamente «lo mismo nos hicieron a nosotros, los conocemos». Largamente se explayó cuando le mencionamos el intento inglés de explotar nuestro petróleo unilateralmente en la zona de las islas Malvinas sobre idéntica situación vivida por ellos en aguas sobre las cuales reivindican soberanía.
Traigo esto a colación en momentos en que el gobierno de Macri está arriando las banderas de nuestros reclamos históricos en nombre «de integrarnos al mundo». Ello incluye el papelón de Macri de anunciar negociaciones donde no las hay, más su intento de facilitarles bajo la fachada de una «asociación» el objetivo de arrebatarnos nuestro petróleo.

*Dirigente político. Diputado nacional MC.

No comments yet.

Join the Conversation