Miedo al fascismo

http://revistalink.com.ar/wp-content/uploads/2022/10/Asalto-al-Capitolio.webpMiedo al fascismo

Por Tom Nichols

 

 

 

 

El presidente Joe Biden ha venido recibiendo mucha estática por referirse a la ideología de Donald Trump y sus seguidores como «semifascismo». No es de extrañar que los expertos de la derecha, como la colaboradora de Fox News Mollie Hemingway, prácticamente tengan que pedir préstamos para comprar más hilos de perlas a los que agarrarse. Pero incluso John Avlon, de la CNN, y Matt Lewis, de The Daily Beast, están tratando de advertir a Biden que no insulte a millones de votantes.
Es una política arriesgada que el presidente utilice palabras como semifascismo, al igual que fue una torpeza innecesaria en 2016 que Hillary Clinton llamara a la gente «deplorables». Para el resto de nosotros, incluso considerar la palabra fascismo se siente como un fracaso. Es un Rubicón que tememos cruzar, porque convierte a nuestros compatriotas en nuestros enemigos cívicos e implica que no hay camino de vuelta para ellos, o para nosotros.
Sin embargo, no podemos dejar que nuestro comprensible miedo a palabras como fascismo nos impida hablar de la realidad que tenemos delante. Puede que el propio GOP no cumpla con la definición completa de un partido «fascista» -todavía no-, pero no es un partido normal, y su base no es un movimiento político ordinario. Es, en cambio, una fusión de los restos de un partido antaño grande con un culto a la personalidad autoritario, violento y sedicioso, empeñado en capturar y ejercer el poder únicamente para beneficiar a sus propios miembros y castigar a sus imaginados enemigos entre los demás estadounidenses.
¿Es eso fascismo? Para la mayoría de la gente, se acerca bastante. Un aspirante a hombre fuerte y un partido de seguidores envueltos en el racismo, embargados por la nostalgia de un imaginario pasado glorioso, y ebrios de un nacionalismo sin sentido, todo apesta a fascismo. Sin embargo, hay una razón por la que sigo aconsejando no precipitarse hacia la palabra con «F»: las cosas están a punto de empeorar, y tenemos que saber a qué atenernos.
El fascismo es algo más que un romance con un líder de derechas contundente. (Y recordemos: Trump no es un «hombre fuerte» de ninguna manera: es uno de los hombres más débiles y cobardes que jamás haya ocupado la presidencia). Una toma de posesión fascista se basa en un partido de masas disciplinado y organizado, dirigido por personas dedicadas que, una vez que obtienen los resortes del gobierno, se concentran en destruir los mecanismos -leyes, tribunales, partidos competidores- que podrían desalojarlos del poder.
Los papanatas violentos y con antorchas son peligrosos, pero una chusma no es un partido disciplinado. Los republicanos de la Ivy League que dan tumbos y pierden contra los demócratas en un Senado 50-50 no son las damas de hierro y los hombres de acero que pueden construir un estado fascista. Los falsos intelectuales como Steve Bannon que parlotean sobre el leninismo no son capaces de inspirar a las masas. Y los verdaderos luchadores callejeros fascistas no se ponen a lloriquear y a derramar lágrimas cuando son arrestados. (Parafraseando a Jimmy Dugan, no hay llanto en el fascismo).
Por eso es un error suponer que todo grupo de raros aulladores que llevan capas de «Trump 2024» y portan espray para osos está compuesto por «fascistas». Algunas de estas personas están engañadas, otras están aburridas y otras son simplemente idiotas. Si los convertimos en algo más, no sólo estamos perdiendo la oportunidad de atraer a algunas de esas personas de vuelta a la democracia estadounidense, sino que no vamos a detectar a los verdaderos fascistas que se esconden entre ellos. Los conductores que se pasan el día en Fox News y en la radio que enarbolan banderas de «Que se joda Joe Biden» en sus coches no son fascistas; son la materia prima del fascismo, los arietes que los verdaderos fascistas -más listos y ágiles que los desventurados adolescentes crecidos que acabarán ante un juez- utilizarán para derribar nuestras instituciones incitándolas a la violencia.
Esto podría parecer una distinción sin diferencia. Y supongo que, como mucha gente, soy propenso al «sesgo de normalidad», una especie de negación innata de que la vida pueda cambiar drásticamente. Para los que recordamos la Guerra Fría, es una humillación especial pensar que derrotamos a la Unión Soviética sólo para encontrar a los estadounidenses en Budapest animando a gente como Viktor Orbán.
Pero algo ha cambiado en la vida estadounidense. El trumpismo, que ha capturado la base del Partido Republicano, es autoritario, antidemocrático, anticonstitucional y antiamericano. Pero los seguidores más fieles de Trump se dirigen hacia el fascismo, y utilizarán al GOP como vehículo para llegar a él, a menos que el resto de nosotros nos mantengamos fieles a una coalición pro-democracia.
También es importante no distraerse demasiado con el propio Trump. Estamos en un interludio prefascista, pero el propio Trump es demasiado incompetente, demasiado perezoso y egoísta, para liderar un movimiento fascista real. Pero evitar la palabra no impedirá que ocurra. Lo que realmente debería asustarnos es darnos cuenta de que líderes fascistas estadounidenses más inteligentes y duros están ahí fuera, esperando. Trump les ha allanado el camino corroyendo las barandillas del sistema estadounidense, normalizando el tipo de retórica y los ataques a los oponentes que utilizan los fascistas reales, y convenciendo a los votantes estadounidenses de a pie de que la violencia masiva es una alternativa a las urnas.
Podemos demostrar que está equivocado y detener esta amenaza en su camino. Pero el tiempo es cada vez más corto.

 

Publicado en The Atlantic, agosto 2022

No comments yet.

Join the Conversation