¿Qué es Duran Barba?

¿Qué es Duran Barba?

Por Eduardo Núñez Campero*

Despejar esta incógnita equivale a decidir sobre varias cuestiones. Presentado en un comienzo como creativo publicitario, director de una empresa de marketing, conductor de una consultora electoral. El periodismo comenzó lentamente a tratarlo como más que eso y en la medida en que fueron revelándose algunos rasgos definitivos del gobierno de Macri la mirada sobre Duran Barba se hizo más inquisitiva. La consideración de su libro “Política en el siglo XXI” nos permitirá dilucidar no solo aspectos del rol del autor en el actual gobierno sino también advertir el horizonte al que intenta conducir al país este gobierno .El rasgo más destacado que debe advertirse es que presenta su pensamiento como definitivamente inconciliable con cualquier tradición política anterior, consiente que le resultará difícil separar su programa de las políticas conservadoras y reaccionarias, intenta traer en su auxilio al método científico, de tal modo que todo lo que se hizo y pensó en política de derecha a izquierda hasta hoy seria precientifico.

¿Qué es el método científico? Esta pregunta nos abrirá un camino que veremos recorrer varias veces a Duran Barba: no hay respuesta más allá del recurso a encuestas y muestreos de opinión que ”deben ser analizadas por especialistas“ y no por políticos que solo tienen “intuición, prejuicios ideológicos y se creen sabios.” ¡Notable! método científico es el que aplican los científicos .definición por demás científica. Dijimos que encontramos un camino que recorrería varias veces el autor, es este: tomar un significante prestigioso como  ”método científico” y sin ningún interés por explicarlo, usarlo a su favor en contra de otros significantes que se los adjudica a sus enemigos: intuición, prejuicio, tontera, etc. Otro ejemplo en el mismo sentido es el uso del significante “paradigma obsoleto” para adjudicárselo a los políticos aun los ”sofisticados” y que leyeron “algunos libros”.

Compartiré con ustedes un párrafo que les permitirá apreciar el “método científico” de Duran Barba:   “En algún estudio que se realizó cuando aparecían en pantalla algunos miembros del gabinete kirchnerista y otros del partido de Massa, la gente identificaba como gubernistas a todos los hombres que lucían amargados, negativos, con el mismo corte de pelo y bigote de manera independiente de la ubicación política que tenían en su momento. Sus modales pertenecían al estereotipo K” pagina304.

A despecho de este “grado de sofisticación” de sus análisis hay en el libro una pretensión de totalización del pensamiento al que ya aludimos al referirnos a la pretensión de dividir la historia política en un antes y después de lo que llama “el mundo tecnológico” donde Google tiene la respuesta para todo y por lo tanto “la gente” no necesita ni de partidos ni de sindicatos ni de iglesias. En realidad promueve un mundo donde “la gente” este desamparada frente a las corporaciones que diseñaran un gobierno a su medida.

Pongamos en relación el párrafo aludido con el siguiente:”Nos obsesionamos con la palabra .Somos hijos de culturas monoteístas cuya liturgia gira en torno al libro y a las enseñanzas de sus intérpretes .Por eso suponemos que el mensaje que llega a la gente depende del texto que se pronuncie” .Está claro que para el autor no se trata de leer bien, ni siquiera el discurso de campaña ni la comunicación de los gobernantes, se trata de producir impresiones que orientaran las actitudes y conductas de “la gente”.

En el libro de Duran Barba pueden leerse dos registros: un primero instrumental  y más superficial que promueve el uso de una tecnología destinada a dormir al sujeto e impedir el espíritu crítico, y un segundo registro más profundo en la medida en que sustenta una teleología que puede pasar desapercibida tras la máscara de “darle a la gente lo que la gente quiere” cuando está en desarrollo una política para lograr que la gente sólo quiera lo que queda.    

 

 *Psicoanalista.

No comments yet.

Join the Conversation